El Aceite de Oliva Virgen Extra se obtiene tratando del zumo de la aceituna y es elaborado única y exclusivamente mediante procesos mecánicos que garanticen su pureza y características. Sólo así saben obtenerlo los maestros de nuestra almazara.

A continuación le invitamos a conocer las distintas fases de este proceso de elaboración de un auténtico aceite de oliva.

 

LA RECEPCIÓN, PESADO Y LIMPIEZA DE LA ACEITUNA


 

Antes de proceder a la descarga y durante el trascurso de la misma, se realiza un control de recepción a las aceitunas, clasificando las mismas según su calidad, para evitar mezclas de aceituna de vuelo con otras de suelo, con picaduras u otro defecto, que alteraría la calidad final del aceite.

Las aceitunas se descargan en unas tolvas de recepción que dirigen la aceituna a unas cintas transportadoras donde se le somete a un proceso de soplado, a través de unos potentes ventiladores, que eliminan restos de hojas, tallos, palos y cualquier otra impureza.A continuación se procede al pesado de la aceituna y a la toma de 3 muestras aleatorias, a lo largo de toda la entrega del cosechero, que serán las que posteriormente se envíen a laboratorio para determinar la calidad y el rendimiento de la aceituna.

Una vez soplada y pesada la aceituna pasa a unas lavadoras que con agua potable a presión lavan el fruto, eliminando polvo, barro y cualquier sustancia que pudiera ir adherida con la aceituna.

 
 LA MOLIENDA

 

La molienda de la aceituna es el primer proceso al que se someten las aceitunas. Se trata de romper los frutos para que posteriormente puedan soltar el aceite que llevan dentro de sus células.

En nuestra almazara este proceso de molienda se realiza con molinos de martillos de eje horizontal. La aceituna se va introduciendo en ellos de forma automatizada y recibe el impacto de los martillos metálicos que giran a gran velocidad, triturando la aceituna. El molino cuenta con una criba de un diámetro determinado; cuando las partículas lo alcanzan, pasan, si no, siguen dentro del molino hasta que lo hagan. De esta forma del molino sale una pasta homogénea de aceituna que pasará a la batidora.

 

 
BATIDO Y CENTRIFUGADO

 

La pasta procedente del molino pasa a la batidora cuyo objeto es proceder a la extracción del aceite de las células de la aceituna y que este aceite vaya creando gotas de mayor tamaño por agregación. Esto se consigue gracias al movimiento lento pero continuo de la pasta dentro de la batidora. En la extracción de nuestro aceite oliva virgen extra no aplicamos temperatura en este batido ya que aunque facilita la extracción del aceite empeora las características del aceite obtenido.

La masa batida pasa a una centrífuga horizontal que separa las distintas fases de la masa, por diferencia de densidad, así por una parte sale el aceite y por otra el alpeorujo.

El aceite obtenido lo hacemos pasar por otro equipo de centrifugado, la centrífuga vertical, que procede a separar restos más finos de piel y hueso que pudiesen quedar y agua, de forma que el aceite de oliva que sale de esta centrífuga no contendrá impurezas con valores inferiores al 0,05%.

 

 
DECANTACIÓN Y ALMACENAJE

 

El aceite de oliva obtenido de la operación de centrifugado pasa a unos depósitos o decantadores donde quedará en reposo durante unas horas para que se depositen las micropartículas en suspensión todavía presentes en el aceite. Estas micropartículas en suspensión (restos de piel, pulpa y avellano) son tan pequeñas que no se detectan en la boca, solo el aspecto translúcido del aceite de oliva virgen delata su presencia.

Una vez decantado el aceite pasa mediante un circuito cerrado de tuberías de acero inoxidable a los depósitos de la bodega para su almacenaje.

 
 
 
 
EL FILTRADO Y EnVASADO

 

Antes del envasado del aceite se procede a su filtrado mediante un filtro de prensa que dispone de unas placas de celulosa que retienen las impurezas del aceite de oliva. Este filtrado confiere al aceite un aspecto limpio y brillante.

Hay un tipo de aceite que envasamos que no lleva esta etapa de filtrado, que denominamos aceite sin filtrar. Es un aceite de aspecto más turbio al conservar restos de pulpa de aceituna y posee un sabor más intenso.

El aceite es conducido a la zona de envasado a través de conducciones cerradas de acero inoxidable donde es envasado y etiquetado de forma semiautomática. Dirigiéndose los envases de aceite de oliva virgen extra a la zona de almacén de producto terminado, donde el producto se conserva a unas condiciones de temperatura que evitan la alteración de las magnificas propiedades de nuestro aceite.

 

<< Volver al inicio